A modern Approach is coming

El nuevo enfoque de la Inteligencia Artificial

Inteligencia Artificial. ​Pasado, Presente y Futuro (IV)

En el post anterior vimos como las expectativas de la Inteligencia Artificial y sus logros se vieron bruscamente frenados en la década de los 70 con el denominado Invierno de la Inteligencia Artificial.

Los investigadores tuvieron muchos más problemas para lograr financiación y quizás fue solo a través del cine de ciencia ficción y de la imaginación colectiva, donde perduró el interés. Un nuevo enfoque estaba por llegar, el despertar de la nueva era de la Inteligencia Artificial llegó en la década de los 90. Veamos como se produjo.

Lo que ocurrió es que se rebajaron las expectativas y se abandonó el objetivo pretencioso de lograr una I.A. de propósito general. Se desarrollaron en cambio, grandes avances en temas concretos, como la visión artificial, los sistemas expertos o las redes neuronales.

Inteligencia Artificial un enfoque moderno.

Se profundizó también en la clasificación de los sistemas de Inteligencia Artificial utilizando como modelo la Inteligencia Humana. El libro publicado por Stuart Russell y Peter Norving en 1994, titulado «Inteligencia Artificial. Un enfoque moderno» ayudó a reflotar el interés académico y de investigación fundacional obre la materia. A veces, vuelvo a abrir el ejemplar que conservo para recordar mi época universitaria.

Artificial Intelligence. A modern approach
«Inteligencia Artificial. Un enfoque moderno» Stuart Russell y Peter Norving

El reto del ajedrez

El juego del ajedrez también ayudó a dinamizar el interés del público general por la I.A. a través de las competiciones de ajedrez entre Hombre y Máquina. Seguro que recordáis las noticias en los telediarios o multitud de artículos, hablando de la derrota de Garry Kaspárov «a manos» de Deep Blue.

El reto del ajedrez ha inspirado siempre a grandes pensadores y de hecho la pretensión de conseguir que una máquina sea capaz de jugar al ajedrez, no es algo nuevo inventado en el Silicon Valley. Ya en 1910, ¡hace más de un siglo!, el gran Leonardo Torres Quevedo, si un español, desarrolló una máquina capaz de jugar de forma autónoma en las fases finales de una partida.

El reto del ajedrez
El reto del ajedrez

Torres Quevedo abordó el reto desde el punto de vista de la automática, de hecho se considera uno de las personas más influyentes en su desarrollo.

Placa conmemorativa del IEEE del trabajo de Torres Quevedo en el desarrollo del Telekino y el control a distancia

Deep blue derrotó a Kaspárov en 1997 utilizando nuevos enfoques algorítmicos. Algoritmos que aprovechaban la fuerza bruta computacional disponible en la época, analizando a gran velocidad un gran número de jugadas, de modo que la máquina pudiera escoger la mejor jugada posible según los cálculos realizados.

Pero este enfoque tiene poco de inteligente, no es más que una demostración de fuerza bruta (unos 200 millones de posiciones por segundo) y no exhibe ninguna característica de las que podemos relacionar con algún tipo de inteligencia.

Mucho más interesante fue el enfoque implementado en 2006 por Deep Fritz derrotando a Vladímir Krámnik. En esta ocasión se usaron heurísticas para optimizar la potencia de la máquina capaz de calcular unos 6 millones de posiciones por segundo, dos ordenes de magnitud por debajo de Deep blue. Fijaros a que nivel de cálculo hay que llevar a la máquina para que pueda ganar al campeón Humano. 6 millones de posiciones por segundo frente a la creatividad e inteligencia de Krámnik.

Así que a pesar de que Krámnik perdió 4 a 2, queda mucho todavía para que una máquina sea capaz de exhibir un comportamiento inteligente equivalente al de los Humanos.

En el próximo post veremos algunos casos más que ayudaron a reflotar la Inteligencia Artificial para llevarla a los niveles de desarrollo de la actualidad…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *