El Alan Turing español

Casi todo el mundo sabe quién es Alan Turing, considerado uno de los padres de la ciencia de la computación por su gran contribución para sentar las bases de la informática moderna. Otro de los logros por los que es muy conocido es por su trabajo para descifrar los códigos alemanes de la máquina Enigna durante la II Guerra Mundial . Esa época de su vida se muestra en la película «The imitation game» o con su nombre en español, «Descifrando Enigma».

En el área de la Inteligencia Artificial es conocido por formular en 1950 el famoso Test de Turing. Esta prueba establece un criterio por el cual una máquina se puede decir que es inteligente si sus respuestas no se pueden diferenciar de las que daría un ser humano.

Pero hay otro gran personaje en la historia que hizo grandes contribuciones a la Inteligencia Artificial y que no es tan conocido. Resulta además que es español, nacido en 1852 en una pequeña localidad del municipio de Molledo en Cantabria que se llama Santa Cruz de Iguña. Nos referimos a Leonardo Torres Quevedo.

Leonardo Torres Quevedo

Leonardo Torres Quevedo

Telekino

Este invento que hoy nos resulta tan cotidiano, es sin duda por el que ha recibido mayor reconocimiento y si nos trasladamos a principios del siglo XX, resulta algo revolucionario. Se trataba de un sistema de control remoto que enviaba señales de radio usando una codificación digital para manejar aparatos a distancia. Sus trabajos empezaron ya en 1901 pero fue en 1903 cuando presentó en la Academia de Ciencias de París este ingenio aplicado al control remoto de un globo aerostático. Este sistema de control remoto despertó mucho interés ya que permitía realizar pruebas de vuelo sin poner en peligro vidas humanas .Os podéis imaginar que no era demasiado fácil encontrar pilotos voluntarios para hacer pruebas de vuelo en estos nuevos aparatos voladores.

Ya en 1904, y tras cierto interés por las autoridades españolas, Leonardo Torres consiguió una subvención de 200.000 pesetas (Real Orden del Ministro de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas del 9 de enero) para perfeccionar sus inventos y estuvo trabajando en un laboratorio ubicado en la calle Marqués de Riscal de Madrid. El texto completo del nombramiento lo podemos consultar a través del siguiente enlace: https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE//1904/009/A00100-00101.pdf

Mostramos un extracto del contenido:

«Real orden creando un Centro de Ensayos de Aerostación y un Laboratorio, destinado al estudio técnico y experimental del problema de la navegación aérea y de la dirección
de la maniobra de motores á distancia.»

«Ilmo. Sr.: Incluida la cantidad de doscientas mil pesetas en el presupuesto de gastos’de este Ministerio para la realización de los ensayos de los aparatos de navegación aérea y para dirigir la maniobra de motores á distancia, inventados por el Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos D. Leonardo Torres yQuevedo, procede organizar dicho servicio por el Estado en la forma y manera que corresponde á su importancia…»

Fue en esta fase cuando evolucionó el sistema y decidió aplicarlo a embarcaciones a motor. Lo instaló en una barcaza y empezó a realizar pruebas en el estanque de la Real Casa de Campo de Madrid. Durante uno de estos ensayos, el alcalde de Bilbao quedó maravillado con el invento de forma que organizó una demostración pública en la ría de Bilbao a la que asistió incluso el rey Alfonso XIII. Tras esta demostración, que tuvo mucha repercusión, se pretendía instalar este sistema para el control de proyectiles y torpedos, pero la idea se vio truncada por no encontrar financiación ni apoyo institucional. Este fue el último ensayo conocido de este gran invento.

El Telekino fue reconocido en el año 2007 por el IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers) como uno de los  «grandes hitos de la ingeniería a nivel mundial».

El ajedrecista

Hubo muchos intentos anteriores por crear máquinas para jugar al ajedrez, pero la máquina creada por Leonardo Torres Quevedo en 1910 fue realmente el primer automatismo creado para jugar al ajedrez. El Baron Wolfgang von Kempelen ya en 1769 construyó ya una máquina para esto, pero demostró ser un fraude, ya que los movimientos los realizaba una persona de pequeño tamaño escondida en una cabina debajo del tablero.

Bastantes de los inventos originales del ingeniero cántabro podemos encontrarlos hoy en el museo de Torres Quevedo ubicado en la Universidad Politécnica de Madrid.

Precursor de la Inteligencia Artificial

Es justo poner de relieve el papel pionero que Leonardo Torres Quevedo tuvo en materias como la Informática, la Inteligencia Artificial, la Robótica y la Automática. Por su contribución a estas materias es por todos conocida la relevancia de otro gran científico, Alan Turing. Conceptos cómo la Máquina de Turing, algoritmo o calculabilidad o el Test de Turing son buenos ejemplos de ello pero resulta que antes de que naciera el señor Alan Mathison Turing en 1912, había un ingeniero cántabro que ya hablaba de conceptos como máquinas algebráicas o de computación usando dispositivos mecánicos.

Fue a finales del siglo XIX, en 1893 cuando presentó en la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales la Memoria sobre las máquinas algebraicas, explicando las equivalencias matemáticas y físicas que son el fundamento para el cálculo analógico o de cantidades continuas además de definir mecánicamente las relaciones entre ellas, expresadas en fórmulas matemáticas.

En sus Ensayos sobre automática publicados por primera vez en 1914, Torres Quevedo sentó las bases de lo que será en adelante una nueva rama de la ingeniería, la automática. Citamos a continuación un breve extracto de dicha publicación:

«Se encuentran en las descripciones de máquinas ejemplos muy numerosos de estas intervenciones bruscas; pero es evidente que el estudio de esta forma de la automatización no pertenece a la cinemática. Así es que nunca se ha estudiado sistemáticamente, que yo sepa. . Esa deficiencia debería corregirse agregando a la teoría de las máquinas una sección especial, la automática, que examinara los procedimientos que pueden aplicarse a la construcción de autómatas dotados de una vida de relación más o menos complicada.»

Torres desarrolló la teoría del aritmómetro, una máquina electromecánica para realizar cálculos de forma autónoma compuesta de:

  • un dispositivo de entrada de comandos implementado con una máquina de escribir.
  • una unidad de procesamiento y registros de valores  implementado con un sistema de listones, poleas, agujas, escobillas, electroimanes y conmutadores.
  • un dispositivo de salida también implementada con una máquina de escribir.

Según esta descripción estamos ante el inventor del primer ordenador de la historia.

En este mismo trabajo Leonardo Torres Quevedo sienta las bases de lo que posteriormente será la inteligencia artificial explicando cómo las máquinas pueden realizar más tareas que únicamente aquellas para las que no es necesario pensar. El siguiente extracto es sencillamente genial:

«se cree que las operaciones que exigen la intervención de las facultades mentales nunca se podrán ejecutar mecánicamente. Intentaré demostrar en esta nota -desde un punto de vista puramente teórico- que siempre es posible construir un autómata cuyos actos, todos, dependan de ciertas circunstancias más o menos numerosas, obedeciendo a reglas que se pueden imponer arbitrariamente en el momento de la construcción. Evidentemente, estas reglas deberán ser tales que basten para determinar en cualquier momento, sin ninguna incertidumbre, la conducta del autómata.»

La revista Scientific American en 1915 hizo una entrevista a Torres Quevedo en la que afirmó que en teoría casi todas las operaciones podrían ser realizadas por una máquina, incluyendo  las que requieren de capacidad intelectual.

También se adelantó a la formulación del experimento de la ‘habitación china’ de John Searle y ya se planteó cuestiones acerca de la afirmación de Descartes de que un autómata jamás sería capaz de mantener un diálogo razonable:

No hay entre los dos casos la diferencia que veía Descartes. Pensó sin duda que el autómata, para responder razonablemente, tendría necesidad de hacer él mismo un razonamiento, mientras que en este caso, como en todos los otros, sería su constructor quien pensara por él de antemano. . Creo haber mostrado, con todo lo que precede, que se puede concebir fácilmente para un autómata la posibilidad teórica de determinar su acción en un momento dado, pesando todas las circunstancias que debe tomar en consideración para realizar el trabajo que se le ha encomendado.

Os dejo algunos videos muy interesantes para completar el conocimiento sobre este gran inventor:

Blade Runner

Los replicantes

El mundo de la ciencia ficción en general y la cinematografía en particular tienden a mostrar una imagen apocalíptica de la inteligencia artificial que si bien puede ser exagerada no está de más tener en cuenta en algunas situaciones.

En la novela original de Philip K. Dick, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, ya se muestra una situación en la que androides renegados escapan de las condiciones extremas de trabajo que les imponen. De factura casi idéntica a los humanos, estos androides contribuyen a desdibujar los límites entre lo natural y lo artificial.

Blade Runner

Blade Runner

Ya con Blade Runner, la adaptación cinematográfica dirigida por Ridley Scott, vemos que los modelos Nexus-6 son prácticamente iguales a los seres humanos, salvo por una pequeña particularidad, no son capaces de dar respuesta emocional alguna ni empatía.

Estos límites que diferencian lo natural de lo artificial, aunque hoy estén claros, podrían llegar a difuminarse en algunos contextos, veamos algunos.

Lo más parecido a una prueba que detecte si estamos ante una inteligencia natural o artificial es el Test de Turing. Actualmente se realiza un concurso anual (premios Loebner) que según la definición original de Alan Turing se limita solo al ámbito de una conversación escrita.

Multitud de desarrolladores de chatbots tratan de crear modelos de conversación que simulen un comportamiento humano y que transmitan una personalidad determinada. Mitsuku, el ganador de la edición 2016 de los premios Loebner Prize es un buen ejemplo.

Otro área que es necesario desarrollar para acercarnos a la idea de replicante, es la de la sintetización automática de la voz. Cuando escuchamos una reproducción artificial de un texto, el resultado robotizado y carente de matices, hace que sea muy difícil atribuirle alguna característica natural o humana a dicha alocución. En este sentido la startup canadiense Lyrebird consigue replicar cualquier voz usando como entrenamiento solo 60 segundos de audio. Los resultados que todavía dejan claro que se trata de una reproducción artificial, dejan la puerta abierta a una nueva explosión de fakes usando voces de personalidades conocidas. Puedes escuchar las imitaciones de Donald Trump, Barak Obama y Hillary Clinton en la demo oficial.

Por otro lado tenemos la utilización de parámetros biométricos como la voz para verificar la identidad de las personas y securizar los accesos a recursos o instalaciones. Por ejemplo la empresa Nuance utiliza las características únicas de la voz de cada individuo para eliminar la necesidad de contraseñas, PINs y preguntas de seguridad.

¿Qué ocurrirá cuando se consiga imitar la voz de cualquiera con solo una pequeña muestra de audio? En este caso estaremos de nuevo desdibujando los límites entre lo natural y lo artificial para uno de los parámetros o atributos que hoy distinguen a las personas entre si. Tu propia voz podrá ser replicada!!!

Las imágenes de vídeo también pueden ser replicadas como podemos ver en el proyecto conocido como Face2Face: Real-time Face Capture and Reenactment of RGB Videos. Es una iniciativa compartida entre la universidad de Erlangen en Nuremberg, el Instituto de Informática Max-Planck  y la universidad de Stanford en el que se realiza la recombinación en tiempo real de secuencias de vídeo, mezclando las imágenes reales de una persona con  con las expresiones de un actor. De esta forma se genera en tiempo real un vídeo de dicha persona manipulado con los gestos y los movimientos de la boca que son interpretados por un actor.

Chatbots

{{ message.text }}


Asistente Virtual


Message us on Facebook

Open Data para consultar datos sobre contaminación

La sensibilidación de la población ante el gran problema de la contaminación se inicia con un buen plan de comunicación. Para valorar y medir bien los riesgos de una mala calidad del aire primero tienen que ser conocidos. Son muchos los organismos públicos que inician acciones en esta dirección.

Por ejemplo el ayuntamiento de Madrid, desde su portal de datos abiertos nos ofrece la posibilidad de consultar en tiempo real las mediciones de la calidad del aire realizadas en las distintas estaciones repartidas por la ciudad. Podemos acceder al catálogo de datos y filtrar por el sector de «Medio Ambiente». El conjunto de datos denominado «Calidad del aire: Datos en tiempo real» nos ofrece la posibilidad de consultar los niveles de contaminación del municipio con una frecuencia de actualización cada hora (la actualización se realizará entre los minutos 20 y 30). Por ahora el formato utilizado para este conjunto de datos es el de un fichero plano, esperemos que en el futuro lo ofrezcan también en algún formato más estructurado.

Otra posibilidad de consultar estos datos de una forma un poco más agradable para un usuario final la encontramos en el portal de medio ambiente de Madrid en el mapa de la red de vigilancia.

Una iniciativa bastante interesante es la emprendida por la World-wide Air Quality Monitoring Data Coverage, en la que se pueden consultar los datos de casi cualquier ciudad del mundo. Esta organización, ofrece un punto de consulta para los usuarios finales, utilizando los datos publicados por organismos oficiales. Nos permite además la posibilidad de descargarnos una aplicación para los dispositivos móviles o plugins para los navegadores habituales, con los que poder consultar los datos para nuestra ciudad.

Feedly

{{ message.text }}


Esta app te puede ayudar a gestionar de una forma ordenada las fuentes de información que sigues habitualmente. Con feedly puedes estar informado a través de los blogs, periódicos o secciones que te interesan sin perder tiempo en búsquedas. Simplemente añades las fuentes que te gustan y a leer sobre lo que realmente te interesa.

Google Play

Google Play

App Store

App Store

Reflexiones analógicas sobre el mundo digital

La condición de ser o no digital es un tema de actualidad al que resulta difícil dar una definición. Ser digital no es solo una nueva forma de ver la realidad, es sobre todo una predisposición para acoger sin miedo los cambios tecnológicos, que bien pueden presentarse como una revolución de las formas sociales o como una transformación de los hábitos de la gente.

Fundamentalmente, ser digital, es la ruptura de las barreras a diferentes niveles, que facilita el acercamiento entre personas, la resolución de problemas o la generación de nuevos servicios apoyándose en novedades tecnológicas.

Podemos afirmar que entre los perfiles más buscados hoy día se encuentran los perfiles digitales. No obstante, ser un profesional digital no es un estado al que se llega sin más y tampoco creo que ser un profesional digital sea un fin en si mismo. Hay que ser capaces de ver el mundo desde una perspectiva digital por supuesto, pero sin olvidar lo analógico. Ambas visiones se complementan y se relacionan y es en esa relación donde se abre un horizonte inmenso por explorar. Saber valorar esa realidad, eso es para mi ser un profesional digital.

Por lo tanto más allá de conocer y manejar la cantidad ingente de nuevas herramientas o aplicaciones disponibles se trata de saber explotar las soluciones digitales disponibles aplicadas mayormente a los problemas «analógicos». No obstante, hay que resaltar la revolución que han supuesto las redes sociales, permitiéndonos asistir en primera fila a los eventos de la actualidad además de ponernos en contacto con personas que hace apenas unos años era impensable imaginar o lo que está suponiendo la oferta de servicios en la nube cada vez más extendidos.

Si comparamos a las nuevas generaciones con las no tan nuevas, parece que estos primeros han nacido ya en un momento de grandes cambios y han podido interiorizar mejor que los segundos los procesos de adaptación a dichos cambios. Debemos aprender a no tener miedo ni prejuicios ante los cambios tecnológicos ya que hoy en día es difícil encontrar situaciones en la vida donde se controlen todas las variables. Nuestro medio cambia constantemente y debemos aprender a desaprender, saber vaciar la mochila para llenarla de cosas nuevas…

El decálogo de Peter Drucker

Peter Drucker nos deja diez reflexiones con las que tamizar nuestra actividad diaria:

1. “Hacer lo correcto es más importante que hacer las cosas bien”

2. “Si quieres algo nuevo, tienes que dejar de hacer algo viejo”

3. “No hay nada tan inútil como hacer con gran eficiencia algo que no debería haberse hecho en absoluto”

4. “Lo que se mide mejora”

5. “Los resultados se obtienen al explotar las oportunidades, no al resolver los problemas”

6. “Gran parte de lo que llamamos gestión consiste en hacer que sea difícil para la gente trabajar”

7. “La gente que no se arriesga generalmente comete dos grandes errores por año. Los que sí toman riesgos generalmente cometen dos grandes errores por año”

8. “Gestión es hacer las cosas bien, liderazgo es hacer las cosas”

9. “La planificación a largo plazo no se ocupa de las decisiones futuras sino del futuro con las decisiones actuales”

10. “Innovar es encontrar nuevos o mejores usos a los recursos de los que ya disponemos”